Noticias, críticas, reportajes y listas de películas

Noticias, críticas, reportajes y listas de películas

es

Cine y series de televisión Vestimenta española

Los aristocráticos y coloridos diseños de “La Corona” o “Emily en París” junto con el vestuario de películas como “Espartaco” o “Mulán” y una ópera al estilo de “Otelo” son sólo una muestra de seis millones. Una de las piezas que desde 1856 ha albergado la sastrería española Peris Costumes, “una de las más grandes del mundo”.

Ahora, Peris Fashion ha dejado de ser una antigua sastrería para convertirse en una flamante multinacional a la que acuden productoras de cine, televisión, teatro y publicidad de todo el mundo para contratar sus servicios. “Tenemos uno de los mejores ‘stocks’ en cuanto a cantidad y calidad de vestuario para cualquier personaje”, explica Javier Toledo , director general de la empresa, en una entrevista con EFE.

Por los pasillos de los almacenes situados en varias naves de un polígono industrial de Algete, en Madrid, deambulan modistas de todo el mundo en busca de prendas y complementos de todas las épocas, “desde la época antigua en la que el hombre llevaba un delantal hasta la ropa de ayer”, siendo su baluarte la época de la Edad Media y el siglo XVIII.

“Eso no quiere decir que no tengamos otras épocas vistosas como la de Versalles”, advierte Toledo entre risas, explicando que el objetivo de esta sastrería es “servir y ayudar a los responsables del vestuario”.

Para ello, cuentan con almacenes organizados cronológicamente con toda la ropa suspendida y accesible, “el propósito es facilitar el trabajo de los estilistas”, explica.

Cuentan con modistas y modelistas, expertos en documentación y especialistas en investigación textil, así como en tintado y antigüedades, confección de uniformes y trabajo del cuero en un taller de artesanía o zapatería.

Peris Costumes está especializada en moda contemporánea y cuenta con una “casa de las gemas”, una sala con más de 20.000 gemas vistas en producciones como “Los Borgia”, “Los Tudor”, “La edad de la inocencia” o “María Antonieta”.

El origen de este trabajo se remonta a la ciudad española de Valencia (al este) en 1856, cuando, además de hacer trajes, el sastre producía trajes de ópera y teatro. “También vendía y alquilaba”, recuerda Toledo. “Así empezó este negocio, que hoy ve el auge de las series de televisión”.

Años más tarde, se trasladó a Madrid, “dando las primeras representaciones teatrales y óperas, y colaborando con el Teatro Real”, añade el empresario mientras recuerda que a finales de los años 50, este negocio familiar comenzó a participar en el cine, entre otras películas como “El último cuplé” (1957) o “Espartaco” (1960), que ganó el Oscar al mejor vestuario en 1961.

Una empresa familiar que pasó de padres a hijos, en tiempos muy buenos, sólo hay que recordar la década de los ochenta, en la que se creó el vestuario para grandes espectáculos de ópera como “Otelo”, con Plácido Domingo, o “Remando al viento”, película en la que Hugh Grant y Elizabeth Hurley vestían a la modista Yvonne Blake.

También han vivido altibajos económicos hasta que en 2013, Toledo compró todas sus acciones así como el nombre. “Comienzo un nuevo camino en el que he intentado adaptarme a los nuevos vientos del mundo audiovisual”.

Ha abierto sucursales en otros puntos geográficos y sitúa a Peris Costumes como una de las principales empresas de moda. “Hoy en día es una de las mayores empresas del mundo en este sector”, dice Toledo con orgullo, y explica que están presentes en doce países, entre ellos México, Reino Unido, Alemania, Hungría y Austria.

“Somos una empresa multinacional, estamos en Europa, Estados Unidos y Sudáfrica, y fabricamos en España, Portugal y Polonia”, añade orgulloso Toledo, que ha sido pionero en este sector desde que creó con pasión el vestuario de la serie española “Isabel”.

Recuerda que en aquella época, “unos pocos directores y actores querían hacer series de televisión, y ahora todos”, dice Toledo mientras recuerda que han participado en series como “Élite”, “Vikingos”, “Bridgerton”, “La Maniobra de la Reina” o “La Casa de Papel o Peaky Blinders”.

De Peres surgieron vestuarios muy reconocidos y premiados como el de la película francesa “La promesa del amanecer” (“La promesse de l’aube”) (2017) que ganó el Premio César a la Mejor Moda en Francia o el de “Moulin”, que fue nominado en los últimos Oscar. Sobre un vestuario diseñado por la alemana afincada en España, Bena Daigler, también responsable de “Mrs America”, nominada al premio Emmy de vestuario.

es

Lo Que Viene 2021 da una muestra de los próximos lanzamientos y proyectos

La cuarta edición del evento que reflexiona sobre el estado actual de la industria también mostrará los títulos que llegarán a las pantallas y plataformas de cine en un futuro próximo

Netflix mostrará algunas imágenes de Xtremo, película protagonizada por Óscar Jaenada, Andrea Duro y Sergio Peris-Mencheta. TVE, junto a Tornasol y DeAplaneta, desvelará detalles de su nueva serie, Ana Tramel. El juego, protagonizada por Maribel Verdú y Natalia Verbeke. Y Bteam Prods e Inicia Films desvelarán su nuevo proyecto, que llega tras la exitosa Schoolgirls.

perfil de la película]. Estas son algunas de las novedades de la cuarta edición de Lo Que Viene, una cita audiovisual que se celebra en la Ribera de Navarra, del 12 al 14 de mayo, organizada por la Asociación de Periodistas Cinematográficos de España (AICE), la misma que entrega los Premios Feroz.

Otras empresas que participarán en este festival (que se desarrollará en un formato mixto: algunas de las presentaciones serán presenciales, pero los invitados también tendrán la posibilidad de asistir online y seguir las actividades por streaming) serán Movistar+, que desvelará sus próximos estrenos para este año, y Filmin, que desvelará los detalles de su primera serie de producción propia, Doctor Portuondo (ver noticia). Además, se mostrarán las primeras imágenes de Josefina, el debut en el largometraje de los ganadores del Goya al Mejor Cortometraje, Javier Marco Rico y Belén Sánchez-Arévalo, y se desvelará la estrategia de Secuoya Studios, que ha tenido una amplia repercusión internacional.

Entre las mesas redondas destaca la promovida por la Alianza de la Industria Audiovisual (ALÍA), que se centrará en la producción virtual, una herramienta técnica que ha cobrado fuerza gracias a la pandemia. Los debates “¿Qué impacto tendrá el Fondo Europeo de Recuperación COVID-19 en el sector audiovisual?”, “La industria audiovisual en la era de Twitch”, “El cine en los márgenes de la industria audiovisual española”, “El futuro de la sala de cine” y “La producción independiente en la era de las plataformas” también serán acogidos por el encuentro.

Lo Que Viene 2021 hará especial hincapié en los incentivos que Navarra ofrece al sector audiovisual mediante la celebración de una mesa redonda que tendrá como objetivo actualizar a los asistentes sobre los métodos que las instituciones regionales están utilizando para convertir el audiovisual en un sector estratégico. Las próximas sesiones se centrarán en las oportunidades del turismo cinematográfico: entre otras iniciativas, se presentará la primera agencia de viajes especializada en este campo, Dartacan.Travel. Por otro lado, se organizará otra mesa redonda para desglosar los retos del turismo cinematográfico.

Además, en esta edición se presentarán varios proyectos navarros. Entre ellos se encuentran Surcos, de Julio Mazarico, un largometraje de ficción que cuenta cinco historias inspiradas en películas que dirigen su atención a personas mayores; Ama-das, de Marga Gutiérrez, un documental que sigue a cuatro mujeres que viven con algún tipo de discapacidad; y Victoria 2030, de Manuel Serrano, que arranca tras toda la crisis de COVID-19. A esto se suman los proyectos de animación D’Artacan de Toni García, Robot Dreams de Pablo Berger, Hanna y los monstruos de Lorena Ares, Dinogames de Carlos Fernández de Vigo, El inspector Sun. La maldición de la viuda negra de Julio Soto y I Wish de César Cabañas.

es

Luces de la ciudad: El cine español ahora + muestra a los cineastas españoles

Madre, de Rodrigo Sorogoyen, disponible en streaming hasta el 22 de abril, es la primera de las tres películas presentadas.

Madre es una película compleja pero lenta, que permite al público reflexionar sobre las relaciones que la componen mientras disfruta de su bella fotografía y su entorno. Es la primera de las tres películas presentadas en Spanish Cinema Now +, un proyecto del AFI Silver Theatre and Cultural Center y la Oficina Cultural de la Embajada de España. La embajada trabaja para conectar al público estadounidense con el arte español; esta colección pretende mostrar a los “autores consagrados y a los cineastas emergentes” de España.

El director de Madre, Rodrigo Sorogoyen, es bien conocido en el panorama cinematográfico español, ya que ha ganado tres de los premios Goya anuales de España.

Saltó a la fama internacional con el cortometraje Madre, nominado al Oscar en 2017, que es esencialmente el prólogo de su largometraje homónimo de 2019. Madre demuestra la capacidad de Sorogoyen para crear una relación única, reflexiva y suficientemente incómoda entre una mujer adulta que lucha contra la pérdida y un adolescente rebelde.

Curiosamente, se desarrolla casi por completo en Francia, pero el origen español de la protagonista refuerza su “otredad” y proporciona un vínculo con el trágico suceso del pasado que da forma a la narración. Las otras dos películas de Spanish Cinema Now + también abordan temas como el perdón, los pasados inquietantes y las difíciles relaciones entre padres e hijos, entre personas sin pretensiones: El fuego vendrá sigue a un hombre que regresa de la cárcel por un incendio provocado a su pueblo natal, mientras que La hija del ladrón estudia los personajes de una familia española de clase trabajadora.

El ciclo de películas está disponible en afisilver.afi.com y spainculture.us hasta el 30 de mayo. Madre está disponible hasta el 22 de abril. $12.

es

El conflicto y la comedia protagonizan el Festival de Cine Español

El documental Látigo es una ventana a la fascinante escena cómica de Cuba.

“La pandemia ha afectado definitivamente a todos y a todo”, dice la portavoz del festival, Paulette Arvizu. “El año pasado ya teníamos una selección de películas y estábamos casi listos para rodar, pero empezó el bloqueo, así que muchas de esas películas se renegociaron este año”.

A pesar del retraso de COVID-19, la mayoría siguen siendo estrenos australianos, a los que se suman películas que se terminaron de rodar el año pasado pero que sólo llegan ahora.

“Había muchas películas que estaban en postproducción, así que lo bueno de la programación de este año es que tiene las mejores películas de 2019 y 2020 y principios de 2021”, afirma Arvizu.

El programa de 20 películas españolas y nueve latinoamericanas -menos de lo habitual porque la producción cinematográfica de la región se ha visto muy afectada por el COVID-19- incluye títulos destacados como Mientras la guerra, que ganó ocho Goyas en los premios nacionales de cine de España.

Las comedias románticas al estilo español están bien representadas, con El desplante de la boda, protagonizada por Belén Cuesta (que ya estuvo memorable hace cuatro años en Kiki, amor al amor), y Si yo fuera rico, una historia de ganga a riqueza sobre un ganador de la lotería.

La película inaugural, La boda de Rosa, es también una comedia optimista sobre una mujer que toma las riendas de su vida, mientras que Wishlist, protagonizada por Victoria Abril (¡Atadme! ¡Atadme!), sigue a tres mujeres que persiguen la aventura de su vida en un viaje por carretera.

Entre lo mejor de los dramas, hay un continuo ajuste de cuentas con el pasado en En guerra, que supone el regreso del aclamado director Alejandro Amenábar (Mar adentro). El ensayista y filósofo español Miguel de Unamuno aparece apoyando el golpe de estado de 1936 que destituyó a un alcalde socialista en Salamanca, una de las zonas más antiguas de la España castellana. Protegido en parte por su posición privilegiada y su fe en el concurso de ideas, Unamuno no reconoce los signos de que Franco está estrechando el cerco fascista.

“El cine siempre intenta conciliar estos momentos de la historia que marcaron al país”, dice Arvizu. “Hablamos de España, hablamos de Chile, así que cada año tenemos un par de películas que reflexionan sobre esos momentos difíciles”.

“No estamos hablando de algo que pasó hace años y años; hay que hablar de estas cosas”.

En el caso de Unamuno, sus convicciones se van desmoronando poco a poco bajo el peso de las pruebas a medida que un amigo tras otro desaparece o es encarcelado. Por el contrario, la película chilena Spider, la candidata del país a los premios de la Academia de 2020, es una historia desafiante desde el otro lado, sobre tres terroristas de derechas miembros de un grupo ultranacionalista apoyado por la CIA y dedicado al derrocamiento del gobierno socialista de Allende. El marco temporal se mueve entre los años 70 y el presente, cuando dos de ellos, ahora marido y mujer que comparten una respetable vida burguesa, se enfrentan a su antiguo mejor amigo.

“Estas cosas siguen formando parte de las historias recientes de estos países y creo que por eso se exploran mucho en el cine”, dice Arvizu. “Es un tema constante en el festival, hablar de la historia de los países y de cómo estamos donde estamos en este momento. Y es importante ver las dos caras de la historia”.

También mira al pasado con estilo The Europeans, ambientada en la Ibiza de los años 50. El momento es anterior a su fama de isla de fiesta hedonista, pero su clima, estilo de vida y belleza prístina ya habían sido descubiertos por bohemios, artistas y hippies internacionales. Basada en la novela de Rafael Azcona, la película sigue a dos hombres solteros que van a Ibiza persiguiendo la aventura romántica y el mito sexual del turista europeo.

El cómico y cineasta australiano Simón Palomares, más conocido por su programa Wogs Out of Work, estrenará su documental sobre la comedia cubana, Látigo, que abarca desde lo que hace reír a los cubanos hasta cómo se utiliza la comedia para el comentario político y los retos personales.

“Es realmente interesante ver cómo Cuba, con todos sus problemas sociales y restricciones, tiene una escena de comedia de pie realmente vibrante”, dice Arvizu. “Es hermoso ver a estos personajes siempre mirando el lado bueno de las cosas y burlándose de sí mismos y de su situación y tratando de sacar el máximo provecho de lo que tienen”.

En otro orden de cosas, I Can Quit Whenever I Want es un Breaking Bad a la ligera, sobre tres profesores universitarios recién desempleados que se dedican al comercio de drogas recreativas. Tienen un éxito parcial, pero no tienen ningún conocimiento de la escena de los clubes ni de cómo comercializar las drogas una vez que las han fabricado.